15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://masalladeorion.es 300 true 0

Audi A1 30 TFSI: más versátil que nunca

Mucho más habitable, sin diésel, sin versión de tres puertas y completamente rediseñado, el Audi A1 Sportback se ilustra también con nuevos motores. Nos pusimos al volante de la versión de gasolina de 116 CV.

Las modas y los estilos cambian, y los coches no son una excepción. Hubo una época en la que los vaqueros holgados (más conocidos como «baggy») estaban de moda, al igual que fumar, o el pelo «waffle» y el cuello largo. Pero todo esto ha evolucionado, al igual que el diseño del Audi A1, que ha pasado de ser redondeado, sin aristas ni líneas afiladas, a un estilo de filo de cuchillo caracterizado por nervios afilados y recortes geométricos.

Y después de un dieselgate que tuvo la piel de gallina del motor diésel en Europa, el Audi A1 de segunda generación hace el callejón sin salida sobre esta mecánica que en todo caso es más indicada para los grandes conductores que para los citadinos. Así, la revolución se instala bajo el capó acanalado de este pequeño A1 que no tiene sin embargo mucho más de «Mini»: el coche ganó 6 cm, pasando a 4,03 metros, es decir, con 3 cm, la longitud… de un Renault Clio, que se supone sin embargo del segmento superior en términos de tamaño.

Inevitablemente, la «magia» de la ganancia de tamaño, en particular en la distancia entre ejes (+ 9 cm), opera: los pasajeros traseros se sienten por fin a gusto y el volumen del maletero exhibe con orgullo sus 335 litros, lo que es notable para un coche de este tamaño (un Clio sólo tiene 300 litros). El Audi A1 Sportback de hoy sería el Audi A3 de ayer, o casi… precisa el concesionario de tasar coche online Crestanevada.

La gama del nuevo Audi A1 se articula en torno a cuatro motores de gasolina, que van de 95 a 200 CV, siendo los dos primeros de tres cilindros. Los dos primeros son motores de tres cilindros, y fue uno de ellos el que impulsó nuestro modelo de prueba, un A1 30 TFSI con 116 CV. Este motor de tres cilindros es notablemente silencioso y suave. La ausencia casi total de vibraciones nos llevó a preguntar a Audi si este bloque estaba equipado con un eje de equilibrado… la respuesta fue no.

Una bella obra de ingeniería, pues, para un 1.0 de tres cilindros que desarrolla 116 CV y, sobre todo, 200 Nm de par, un bello valor para un motor tan pequeño que presenta un ligero hueco por debajo de las 2.000 rpm pero que, en conjunto, se muestra asombrosamente elástico y voluntario. La combinación con la caja de cambios de doble embrague S-Tronic es un ejemplo de una exitosa simbiosis entre la transmisión y el motor, con una aceleración más que suficiente para un coche relativamente ligero y, sobre todo, una gestión del cambio bien calibrada. En el modo «dinámico» (a través del Drive Select), este S-Tronic no cae en la caricatura y hace un trabajo excelente, sin cambiar demasiado tarde.

Por desgracia, este motor es también un ejemplo de los límites de la reducción de tamaño. La reducción de la cilindrada y del número de cilindros no tiene un gran efecto en el consumo: anotamos 7,1 l/100 km en nuestro día de pruebas, sin una conducción especialmente dinámica y con pocos tramos realmente urbanos. Si conduces exclusivamente por una carretera rural, a una velocidad constante, por supuesto que será posible bajar, pero no necesariamente a niveles muy bajos. Por lo tanto, el balance de combustible está en contra de este tres cilindros.

El A1 se ilustra con un comportamiento exitoso. La dirección es más precisa que antes, y el acortamiento de los voladizos asociado al ensanchamiento de las vías da otra cara al A1, mucho más estable. Su mayor defecto sigue siendo, sin embargo, la firmeza de la amortiguación. En la versión clásica, las suspensiones ya son bastante firmes y acusan las asperezas de la carretera, pero esto empeora en el chasis S-Line, con muelles un 10% más duros. En otras palabras, la versión S-Line con llantas de 18 pulgadas no es recomendable para quienes tienen problemas de espalda, aunque obviamente es una de las más dinámicas en términos de estilo.

Para mantener un mínimo de flexibilidad (una noción relativa en este A1), tendrá que optar por el chasis clásico con ruedas de 17 (o incluso 16) pulgadas. La firmeza de la amortiguación tiene sin embargo un efecto positivo: el balanceo es casi inexistente, y en las curvas con un buen asfalto, la conducción se convierte en un verdadero placer.

Los plásticos (¡tanto en la parte inferior como en la superior!) son casi todos duros y seguramente muy sensibles a los arañazos. Salvo el salpicadero, todo el resto está compuesto por plásticos rugosos. Una puntuación indigna para semejante nivel de precio aunque, afortunadamente, los montajes no sufren ningún reproche. También hay que destacar el buen trabajo de los ajustes corporales.

El A1 lo compensa con su contenido tecnológico de alta gama y su impecable ergonomía. La gran pantalla de alta definición es ultra sensible, y la cabina virtual es estándar en todos los acabados. El A1 abofetea claramente a la competencia en el campo de la posición de conducción, y es interesante observar que una tecnología lanzada por el dúo A8/A7 a principios de año llega, ya hoy, al otro extremo de la escala en Audi. Así, la democratización de la alta tecnología es cada vez más rápida en Ingolstadt…

Artículo anterior
Brackets o Alineadores: ¿Cuál es el adecuado para usted?
Siguiente artículo
Cómo utilizar el marketing de influencers para hacer crecer tu negocio en 2022