15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://masalladeorion.es 300 true 0
¿Qué es la enfermedad arterial periférica?

¿Qué es la enfermedad arterial periférica?

Normalmente las arterias llevan la sangre lejos del corazón y la entregan al cuerpo, incluyendo las piernas. Esto permite que los músculos de las piernas se ejerciten y trabajen normalmente.

La enfermedad arterial periférica o EAP es un bloqueo en la circulación de las piernas (mala circulación). Esto da como resultado un pobre suministro de sangre a las piernas y los pies, lo que puede provocar dolor o fatiga en las piernas. En los casos graves, puede provocar gangrena y amputación.

La arteriopatía periférica es una causa común de discapacidad y es una de las manifestaciones más frecuentes de la aterosclerosis o la enfermedad vascular generalizada.

¿QUÉ CAUSA LA ARTERIOPATÍA PERIFÉRICA?

La enfermedad arterial periférica está causada por la obstrucción de las arterias que suministran sangre a las piernas. La causa de la obstrucción es la aterosclerosis o el “endurecimiento” de las arterias. Es la misma enfermedad que puede causar ataques cardíacos y apoplejías, pero en este caso afecta a las arterias de las piernas.

La aterosclerosis se produce en las piernas relacionada con: el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol elevado, el envejecimiento y la herencia. Algunos de estos factores pueden ser controlados o tratados, otros no.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA EAP?

En su forma más leve, la EAP es silenciosa, no causa síntomas y sólo puede ser detectada con pruebas de diagnóstico. A medida que la arteria periférica progresa, los pacientes desarrollan dolor o fatiga en las piernas con el ejercicio. Esto afecta a los principales músculos de la pantorrilla, el muslo o el glúteo. El malestar suele producirse a la misma distancia de la caminata cada vez (consistente) y se resuelve a los pocos minutos de descansar (alivio). Esto se denomina claudicación.

Cuando la arteriopatía periférica es más grave, se produce dolor incluso en reposo y por la noche (normalmente en el pie). En este punto puede producirse una ruptura de la piel (úlcera) o tejidos muertos (gangrena). Esto se denomina isquemia crítica de las extremidades. Si esto ocurre existe el riesgo de amputación.

DIAGNÓSTICO Y PRUEBAS PARA LA EAP

Por lo general, un examen físico por un cirujano vascular de los pulsos de la pierna y un simple ultrasonido Doppler de las arterias de la pierna diagnosticará la presencia y la gravedad de la enfermedad arterial periférica.

Es posible que sea necesario realizar más pruebas con una tomografía computarizada (una radiografía no invasiva), una resonancia magnética (una exploración magnética no invasiva) o un angiograma (una radiografía invasiva) para planificar el mejor tratamiento de la arteriopatía periférica.

MODIFICACIÓN DEL ESTILO DE VIDA PARA LA ARTERIA PERIFÉRICA

Lo más importante para los pacientes con EAP es seguir haciendo ejercicio tanto como puedan. Caminar hasta el punto de incomodidad entrena los músculos de las piernas para trabajar mejor y promueve una mejor circulación.

También es importante:

  • dejar de fumar inmediatamente
  • perder peso si se tiene sobrepeso
  • dieta para reducir el colesterol
  • limitar la ingesta de sal para disminuir la presión arterial alta

MANEJO MÉDICO Y NO QUIRÚRGICO DE LA EAP

Todos los pacientes con aterosclerosis deben tomar una serie de medicamentos para prevenir la progresión de su enfermedad y esto incluye a los pacientes con enfermedad arterial periférica. Estos también minimizan la posibilidad de otras complicaciones vasculares como el derrame cerebral y el ataque al corazón.

Medicamentos:

  • Aspirina u otro agente antiplaquetario
  • Una de las drogas “estatinas” para reducir el colesterol
  • Consulte con su médico. A veces también se indican otros medicamentos.

PAUTAS DE INTERVENCIÓN PARA LA EAP

Todos los pacientes con isquemia crítica de las extremidades deben someterse a una intervención para prevenir la gangrena y el riesgo de amputación. Esto se aplica a los pacientes con dolor en la pierna o el pie en reposo cuando la causa es la enfermedad arterial periférica. Esto también se aplica a los pacientes con úlceras o gangrena cuando la causa es la enfermedad arterial periférica.

Los pacientes con claudicación (dolor en la pierna sólo con el ejercicio) no corren riesgo de amputación y la intervención debe realizarse sólo si los síntomas son incapacitantes (impiden la actividad normal). Los síntomas de claudicación leve no necesitan intervención.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO PARA LA EAP

La cirugía puede proporcionar un tratamiento duradero para la arteriopatía periférica, aliviar los síntomas y prevenir la amputación. La cirugía implica la eliminación de las obstrucciones de la arteria o, en algunos casos, la derivación alrededor de la obstrucción.

La cirugía de la arteria periférica suele ser una operación de gran envergadura y sólo debería realizarse cuando la discapacidad para caminar es grave o cuando existe una isquemia crítica de las extremidades y riesgo de amputación.

TRATAMIENTO ENDOVASCULAR PARA LA ARTERIA PERIFÉRICA

El tratamiento endovascular de la arteriopatía periférica ofrece una intervención menos invasiva que la cirugía para mejorar las arterias bloqueadas por la arteriopatía periférica. Implica la dilatación de las arterias estrechas o bloqueadas (angioplastia con balón) o la dilatación y colocación de un stent. El stent es una cédula metálica que mantiene la arteria abierta.

El tratamiento endovascular es menos invasivo que la cirugía, con una recuperación más rápida, pero aún así presenta algunos riesgos. Sólo debe realizarse (como la cirugía) por discapacidad o isquemia crítica de las extremidades.

El tratamiento endovascular no siempre es posible o es el mejor tratamiento para la enfermedad arterial periférica.

¿CUÁNDO DEBERÍA VER A MI MÉDICO?

Debe consultar a su médico si cree que padece arteriopatía periférica para analizar si es necesario realizar más investigaciones o tratamientos.

Las cosas que sugieren que puede tener enfermedad arterial periférica son:

  • calambres en los músculos de las piernas al caminar distancias cortas que se alivian al descansar
  • dolor en la parte inferior de la pierna o el pie todo el tiempo, especialmente por la noche
  • ruptura de la piel con úlceras en el pie
  • áreas negras en el pie o los dedos que pueden ser gangrenas

Además, todos los diabéticos deben ser evaluados para la enfermedad arterial periférica si tienen algún cuidado de los pies.

¿Qué es un linfedema?
Artículo anterior
¿Qué es un linfedema?
¿Qué son las varices?
Siguiente artículo
¿Qué son las varices?